"Lolito" de Ben Brooks. Por Maria Notó

24/03/2014
  • Lolito de Ben Brooks

  • Por Maria Notó

  • Editorial: Blackie Books

    Traducción de Zulema Couso

    216 páginas

    Cartoné // 14 x 21 cm

    ISBN: 978-84-941676-9-0

    A los veintidós años no es fácil haber escrito seis novelas y menos aún vivir de ellas. Este es el caso de Ben Brooks, que además goza de un reconocimiento importante, como el que le llevó a ser nominado al premio Dylan Thomas por Crezco. Su última novela es Lolito, y Brooks la presentó en Barcelona el pasado 13 de marzo en el pub irlandés The Quiet Man.

    En el acto, un público expectante que quedó parcialmente descontento: Ben Brooks, después de varias cervezas, eructó, rapeó y se dio golpes en la cabeza con el micrófono. Detrás de una performance un tanto deplorable, un par de respuestas ingeniosas prueba de humildad e inteligencia. Es justamente esa sensibilidad, una capacidad que le permite captar estados, sensaciones e impresiones que no siempre son fáciles de describir, lo que hace que Brooks haya escrito Lolito de una forma bastante afortunada.

    Se puede percibir esta aptitud en una de las respuestas que ofreció en la entrevista de Vanguardia, donde describe a los jóvenes de su entorno más inmediato de los suburbios ingleses de clase trabajadora, que aparentemente han tenido que crecer rápido. Digo aparentemente, porque el autor explica, con una intuición muy perspicaz, un crecimiento que ha tenido que ser forzado, una deglución de información desmesurada y digerida a una edad muy temprana. Se trata, pues, según el autor, de una generación que no ha alcanzado a procesar esa información y que la ha entendido de forma naïf, sin el tiempo necesario para poder hacerse mayores. Como consecuencia de todo esto, Brooks declara que: “Si crecer rápido es madurar y convertirte en un ser independiente, capaz de mantenerse a sí mismo y a otros, 'nosotros' probablemente crecemos más despacio que ninguna otra generación en la historia (al decir 'nosotros' me sigo refiriendo únicamente a la gente con la que he crecido, obviamente no puedo decir nada sobre otros)”.

    Lolito es una novela de formación en la que se perfila el retrato de un joven de quince años, Etgar Allison, y de su experiencia, y que se ajusta a la visión de la pubertad que hemos señalado un poco más arriba. A lo largo del libro encontramos algunos momentos acertados en los que se describe la adolescencia como es merecido: sin ningún tipo de compasión ni edulcorante, cruel, triste y, sobre todo, desconcertante. En la novela, Etgar descubre que su novia lo ha engañado. Este hecho lo lleva a encerrarse en casa y a beber durante todo el día sidra, vino y cerveza, y té con Nesquik. Internet también se convierte en refugio para el protagonista, puesto que es en un chat de adultos donde encuentra a Macy, otra cibernauta con quien charla y mantiene cibersexo, una mujer que tiene más de cuarenta años y es madre, y con la que acabará compartiendo una historia intensa y efímera que vacila entre la ternura y la brutalidad.

    Como decíamos en el principio, Ben Brooks tiene una capacidad singular de captar algunos aspectos de la realidad, y en la novela se percibe con el retrato de la adolescencia, con sus movimientos oscilantes entre contradicciones, desde las películas de Walt Disney a los abortos. Con una narrativa dominada por las frases breves y entrecortadas, se describe una realidad que es dura. Pero el humor y el afecto nos protegen en esta búsqueda de un refugio donde permancer a salvo de la angustia permanente.

Vols ser el primer en deixar la teva opinió?

Cercar entrades

Etiquetes

Últimes entrades

Utilitzem cookies pròpies i de tercers per realitzar anàlisis d'ús i de mesurament de la nostra web. En continuar amb la navegació entenem que s'accepta la nostra política de cookies

Accepto